En Marruecos español

 

Un zoco

Albornoces (Al-Burnus) de grueso paño, chilabas de lana compacta de los aduares, grandes sombreros de paja de las montañesas, jaiques blancos que envuelven por completo a las lugareñas, ese bullicio tan propio de la muchedumbre árabe, caricia y picor del sol africano que llena el alma de optimismo, olor a verduras y a rebaños, gritos, discusiones… Aquí pesadas cargas de carbón aplastan a los borriquitos morunos; allá racimos de gallinas, más lejos puestos de fruta improvisados sobre cajas, montones de madera, cestas de huevos… todo aquello que responde a las necesidades de la vida indígena.

Tetuán

Ciudad de mezquitas, de fuentes y de jazmines. Parece un vuelo de palomas blancas que, fatigadas, se han posado buscando descanso en la verde ladera de la montaña.

Sus mezquitas de neto perfil se elevan hacia el cielo buscando a Dios. El muecín lanza su llamada a la oración. Es el crepúsculo, la hora de los sueños. La brisa lleva el delicioso perfume de los jazmines de flores de nieve recién abiertas.

Frente a las montañas abruptas del Ajmás, se levanta altiva, cual puño amenazante que lanza su desafío a las tribus hostiles a estos moros andaluces que construyeron su ciudad en ese laberinto orográfico donde las aguas cantan eternamente.

Xauen

La fortaleza de la ciudad de Xauen, de aspecto tan severo, encierra en sus viejas piedras de tiempos pasados – piedras de canciones de gesta, de romancero – , sus jardines de hoy, florecientes de paz. Una hiedra secular remata de verde las ocres paredes. Sobre los cedros gigantes y centenarios de Ketama, tan hermosos e imponentes como los cedros sagrados del Líbano que conocieron a Cristo, la nieve ha florecido y transformado esta pura esmeralda – las montañas del Norte de Marruecos – en un inmenso cisne blanco. Es el Marruecos paradójico donde, sobre las cimas nevadas, arde un sol de fuego.

Zoco Garsa el Kebira

Es un enclave de mercados y subastas, un lugar lleno de tumulto y de estrepitoso jaleo, un lienzo de vivos colores donde el entramado normal tamiza los rayos de sol que se esparcen en brillantes pinceladas sobre los objetos que alcanzan: grandes sombreros de las montañesas, alfombras y tapices de variados colores, objetos de cobre, cofres, cerámica popular, armas y joyas mientras los gritos de los subasteros que reiteran sus ofertas con voz gutural o estridente os ensordecen.

En otro lugar se reencuentran familiares llegados de pueblos alejados y que no se habían visto desde hace tiempo. Se cuentan las noticias que corren de boca en boca y desde el zoco alcanzan las afueras.

En medio del caos y de los gritos de balek!… balek (¡cuidado! ¡cuidado!) de los muleros, he aquí ojos que se buscan y se encuentran… una cita amorosa. A mediodía todo se termina, el tumulto deja paso a la calma, todo el mundo se marcha a la oración. Unos gorriones picotean restos de grano esparcidos por el suelo.

Alcazarquivir

A la entrada de Alcazarquivir, en medio de jardines, en una atmósfera de religiosa paz se alza el santuario de Sidi Alí-Bugaleb, sabio teólogo y santo milagroso, patrón de la ciudad, donde vino a enseñar lo que había aprendido en Andalucía, su tierra natal. Multiplicó después de su muerte los milagros que había realizado en vida. Por esta razón los días de mercado veréis a los cabileños de tez bronceada por el sol visitar su tumba. Llevan al santo una ofrenda en las manos y en los labios una oración. Ricos mosaicos de minucioso trabajo y destacada policromía adornan las paredes del santuario donde está sellado el sepulcro y sobre él se puede leer una inscripción grabada en la madera, perfectamente ejecutada.

En alguna oscura y sinuosa callejuela tropezaréis con una de esas viejas mansiones señoriales, magnífica y misteriosa como un palacio de leyenda, donde se impone la elegancia y delicadeza de los arcos y la maravilla de los mosaicos policromados. En el centro del patio un estanque de mármol blanco pulido, de donde brota un agua cristalina. En una esquina, una planta trepadora busca el cielo. La atmósfera impregnada de la tierna dulzura de los cuentos árabes nos habla de la pálida princesa encantada, que, indolentemente recostada sobre un opulento sofá, sueña con el príncipe que llegará de lejanos países para saciar su sed de amor, y mientras deshoja una flor, las suaves manos de las esclavas negras acarician su cabellera.

Los habitantes de la ciudad cuentan cómo el artista decorador se volvió ciego justo después de haber terminado su obra, sin duda alguna para que su talento no pudiese volver a ponerse al servicio de ningún otro bienaventurado.

Una estrecha callejuela pavimentada con cantos rodados. Un arco. La puerta de una mezquita; enfrente una celosía. La fantasía surge por encima de toda consigna, y se abandona a la atracción magnética de unos ojos negros como el abismo y unos brazos suaves como la seda. Es una atmósfera de misterio y de paz que sólo rompen, de vez en cuando, los pasos de las moras veladas, blancas como lirios, que dejan tras ellas un rastro de curiosidad. Nuestra imaginación inquieta arriesga una mirada sobre lo que está prohibido… la mezquita, el harén, el Islam siempre misterioso.

Un pueblo peregrino atravesó el estrecho llevando en su alma una fe viva y una gran resignación. “Fundaremos una ciudad que nunca nadie pueda descubrir”. Tal fue su lema y de tanto buscar encontraron el Ajmás.

¡Agua!, ¡agua! por todas partes agua, don del cielo cuyo canto acuna las penas. La alegría enardeció los corazones y las tiendas fueron levantadas muy cerca de los manantiales que más tarde alimentarían innumerables fuentes con su líquido bendecido. Xauen, rincón en flor donde murmuran las aguas.

En Garza Kebira se levanta todavía, altiva, la torre del homenaje de la antigua fortaleza de Al-Mandri, desde lo alto de la cual el vigía anunciaba el avistamiento de una nave pirata.

Una guía turística del Marruecos español de los años 30

El Marruecos español, un país de exotismo y ensueño, le ofrece: hoteles confortables, magníficas carreteras, panoramas de una incomparable belleza, servicios rápidos y lujosas comunicaciones, tipos fantásticos salidos de las “Mil y una noches”, moros orientales; y todo ello al alcance de todos los bolsillos y a una hora y cuarto de Europa, vía Algeciras-Ceuta.

En una esquina, un curandero rodeado de alambiques, de dientes de zorro, de lagartijas disecadas, de cuernos de antílope, de polvos y yerbas milagrosas, entrega a una mora, con gesto hierático, la infusión que debe curar los males de su cuerpo o de su espíritu. Más lejos, un escribano recoge sobre un trozo de papel las frases mal coordinadas que una pobre anciana le dicta para que se las haga llegar a su hijo, que los avatares de la vida han alejado de ella; le habla de la casa, le cuenta sus penas… le pide que regrese. En otro rincón, un mendigo tiende la mano con aire amable y sereno. No pide; alrededor de sus ojos vacíos flota una inefable sonrisa. En la puerta de un bazar, un árabe, dormido o despierto, inmóvil o con gestos perezosos. Nada de lo que le rodea le importa. Para él no hay nada que merezca  la pena de un esfuerzo y todo debe suceder según está escrito.

Si escogemos como punto de partida en España el puerto de Algeciras, y el de entrada en Marruecos el de Ceuta, podremos visitar las siguientes ciudades:


ALGECIRAS

Esta ciudad posee un servicio regular de barcos de la Compañía Transmediterránea que realizan la travesía Algeciras-Ceuta en una hora y cuarto. Existe también un servicio Algeciras-Tánger, pero la travesía es mucho más larga y pesada, el servicio no  siempre se lleva a cabo, los pasajeros son transportados en barca hasta el embarcadero, las obras del puerto de Tánger aún no están terminadas, es por lo que aconsejamos, como único itinerario el de Algeciras-Ceuta que ofrece también la ventaja para los turistas que viajan con su automóvil, de poder transportarlo fácilmente y a un precio económico de un puerto a otro. Sin embargo, una vez en Marruecos el viajero no debe dejar de visitar Tánger, dotada de excelentes recursos turísticos.

Se puede comer en Algeciras en el antiguo Kursaal, transformado en Exposición de Trabajos e Industria típicos del país (menú a 8 pesetas), en el Hotel Madrid (menú a 6 pesetas) o en el Hotel Anglo-Hispano (menú a 7 pesetas). Hay otros hoteles y restaurantes más modestos. También se puede comer a bordo. Pasaje. Conviene sacar el billete en la agencia de la Compañía Transmediterránea (Pº de la Marina) a fin de evitar el suplemento del 15% si se coge a bordo. El barco parte a las 15 horas.


CEUTA

Ceuta es una ciudad luminosa y alegre llena de leyendas mitológicas y epopeyas históricas: se extendida junto al borde del mar, emerge de las aguas como Afrodita. Es actualmente una ciudad española y el puerto de Marruecos más próximo de Europa. Llegada a las 16’15 horas. Taxis: 0’40, 0’50 y 0’60 pesetas el km. Hoteles: Majestic (el más confortable), pensión completa de 17’50 a 27’50 pesetas. Comida, 7 pesetas; cena, 8 pesetas. Términus, pensión completa 12’50 pesetas; comida, 6 pesetas; cena. 6 pesetas.

Información gratuita en la Oficina de Turismo (Palacio Municipal). Visite: el puerto, los depósitos de gasóleo, el bosque de pinos del Monte Hacho (bellas vistas), el santuario de Nuestra Señora de África, la Catedral, construida por los portugueses, las murallas de la antigua Ceuta, el Palacio Municipal, los alrededores con un espléndido y pintoresco panorama. Trayecto Ceuta-Tetuán (por ferrocarril). El tren que se dirige a Tetuán sale del embarcadero. También hay autocares con frecuentes salidas que transitan por una carretera muy pintoresca bordeando el mar. Se tarda una hora y cuarto, 44 kilómetros por carretera asfaltada.


TETUÁN

Es la capital de la Zona de protectorado español en Marruecos y la ciudad mora más interesante de la región; su caché único la hace muy atractiva al turista: Se puede visitar rápidamente, en un día,lo más interesante de la ciudad: la medina, con sus maravillosos y coloridos rincones; las mezquitas, verdaderas joyas arquitectónicas (está prohibido entrar); las fuentes, muy interesantes; la Casbah (Alcazaba), los palacios moros, la Escuela de Artesanos; el Museo Arqueológico y el Hogar Musulmán (Museo de Artes Indígenas); los tipos, seductores a no poder más; las antiguas prisiones donde estuvieron encarcelados los cautivos cristianos; el barrio judío, característico e interesante; los talleres de trabajos típicos en madera pintada; las bandejas en bronce, las telas de seda bordadas, la ropa y los tapices, chilabas y alfombras en seda y en lana; trabajos en cuero repujado y bordado… Hay que visitar también el estadio moderno de los deportes, hípica y los bellos alrededores. La salida del califa acudiendo a la mezquita a rezar, que tiene lugar todos los viernes a las doce y media, presenta también gran interés.

Hoteles: Alfonso XIII, pensión completa de 16’50 a 25 pesetas; comida, 7 pesetas; cena, 8 pesetas. Regina Hotel, pensión completa de 15 a 30 pesetas; comida, 6 pesetas; cena, 7 pesetas. Hoteles más modestos: Victoria, pensión completa de 10 a 12 pesetas; comida, 5 pesetas. Pensión Bilbaína, de 9 a 12 pesetas (para más información, dirigirse al Comité de Turismo – Sidi Mandri, 1). Varias lineas de transporte, con un equipamiento moderno, salen de Tetuán y enlazan esta ciudad con el resto de la Zona española, con Tánger, y con la Zona francesa.


XAUEN

Interesante ciudad, a 67 km de Tetuán, levantada en las faldas de una montaña por los árabes expulsados de Granada, su emplazamiento y construcciones recuerdan mucho la ciudad española donde reinó Boabdil. Toda la ciudad es una maravilla arquitectónica. Dos compañías de automóviles garantizan un servicio regular.

Visite: toda la ciudad mora, la fábrica de alfombras y Ras el Maa. Se puede regresar a Tetuán en el día u hospedarse en los nuevos hoteles de Xauen: comida, 4 pesetas; cena, 5 pesetas; habitaciones de 4 a 6 pesetas.

El precio del taxi, ida y vuelta, es de unas 125 pesetas. Información gratuita en la oficina local (Plaza de España).


TÁNGER

Hay un servicio regular de autocares de lujo, de Tetuán a Tánger. Salidas muy frecuentes. 60 km. Tánger es sobre todo una ciudad europea y cosmopolita más que una ciudad mora, a pesar de tener un barrio moro. La vida y los espectáculos son europeos. El centro de actividad de la ciudad es el Zoco Chico desde donde el turista puede dirigirse hacia el Gran Zoco de Afuera. Visite: el Marchán, prominencia donde se encuentran numerosas casas de campo y villas de recreo. Villa Harris. La playa es bastante hermosa y muy frecuentada en verano. El Kursaal es el lugar de reunión de la alta sociedad colonial. El barrio de la Casbah (Alcazaba) es la parte más interesante de la medina. Excursiones al Cabo Espartel y a las Grutas de Hércules. Precio del taxi: de 1’50 a 5’20 francos (tarifa municipal).

Hoteles: Hotel Continental (puerto), pensión completa de 17’50 a 30 pesetas. Desayuno, 2’50 pesetas; comida, 7’50 pesetas; cena, 10 pesetas. Habitaciones de 8 a 15 pesetas. Hotel Majestic (playa), pensión completa de 90 a 250 francos. Hotel Restaurant (playa), pensión completa de 90 a 250 francos. Hotel Restaurant (Zoco Chico), pensión completa desde 12’50 pesetas; cena desde 5 pesetas. Hotel Villa de Francia (Zoco de Afuera), pensión completa de 25 a 45 pesetas. Hay otros hoteles y restaurantes de diversas categorías. Tánger se comunica con el resto de Marruecos por ferrocarril y mediante un servicio de autocares de lujo y turísticos. El tren con coche cama, coche restaurante, primera, segunda, tercera y cuarta clase, hacia Fez, Mequinez, Rabat y Casblanca pasando por Arcila y Alcazarquivir. Existe también un servicio de automóviles confortables entre Tánger y Arcila, Larache, Alcazarquivir y la Zona francesa.

Información gratuita en el Comité de Turismo de la Mendubía.


ARCILA

Esta interesante y pintoresca ciudad todavía conserva vestigios de la ocupación portuguesa. Visite: las murallas, la playa y los palacios de Raisuni. Información gratuita en la Intervención local.


SUAXED

A 61 km de Zoco el Tenin de Sidi Yamani, y a 11 km del km 66 de la carretera Tánger-Fez; esta ciudad posee un conjunto neolítico muy interesante (dólmenes, menires, yacimientos de sílex). Para ir de Zoco el Tenin a Suaxed (Mzora) hay que alquilar caballos.


LARACHE

La leyenda mitológica sitúa Larache en el lugar que ocupaba el Jardín de las Espérides. Cuatro kilómetros antes de llegar a esta ciudad encontramos las ruinas romanas de la antigua villa de Lixus. Visite: las murallas y las fortalezas españolas de la Edad Media, el granero y el vivero forestal; la medina; las ruinas de Lixus; el nuevo mercado. Hoteles: España, situado en la Plaza de España, pensión completa de 15 a 25 pesetas; comida, 5 pesetas; cena, 5 pesetas; desayuno, 1’50 pesetas. Hay hoteles más modestos. Precio de los taxis: de 1’50 a 3 pesetas el trayecto. Existe un servicio regular de autocares de la C.T.M. a la Zona francesa. Ferrocarril Larache-Alcázar de la linea Tánger-Fez. Información gratuita en la Intervención local.


ALCAZARQUIVIR

Situada a 36 km de Larache, se comunica por una magnífica carretera y por ferrocarril. Esta ciudad posee un atractivo esencialmente marroquí. Los moros acuden todos los domingos al mercado (zoco). La visita es muy interesante. Hotel Real (cerrado en verano), de 17’50 a 22’50 pesetas pensión completa; comida, 7 pesetas; cena, 7 pesetas. Información gratuita en la Intervención local.

Si el viaje se limita a la Zona española, podemos hacer una bonita excursión, excepción hecha en época de las grandes lluvias, partiendo de Tetuán por la carretera de Xauen para atravesar todo el Rif por una pista que atraviesa regiones muy pintorescas. Esta carretera, que transcurre en parte a gran altura, recorre bosques de cedros milenarios, valles muy fértiles, regiones de nieves perpetuas, para descender al bello y productivo valle de Axdir y de la bahía de Alhucemas. Esta excursión puede completarse con la de Villa Sanjurjo a Melilla, ciudad que alberga curiosidades bien antiguas y de donde parten a diario barcos a Málaga. Así completamos el circuito Andalucía-Marruecos. Hay también un servicio regular de autocares Tetuán-Villa Sanjurjo y Villa Sanjurjo- Melilla.


VILLA SANJURJO

Hotel España, Restaurante Patria. Precio de los taxis: 0’80 y 1 pesetas por km. Autocares a Melilla y a Targuist. Excursión a Tizi, Ifri y al Rif, excelentes lugares para el camping. Información gratuita en la Intervención local.


MELILLA

Fundada por los fenicios, esta ciudad fue construida por los Omeyas andaluces que la cercaron de murallas. Pedro de Estopiñan la conquistó para España en 1490. Actualmente es una moderna ciudad. Visite: la ciudad vieja con sus murallas y sus puertas. En la ciudad nueva el Parque Hernández, las calles, el puerto, el embarcadero de minerales y el Granero agrícola. Interesantes excursiones. Hoteles: Hotel Reina Victoria, pensión de 12’50 a 25 pesetas, el desayuno no incluido. Habitaciones sin pensión de 5 a 14’50 pesetas. Hotel España, pensión completa de 9 a 13 pesetas. Hotel Fornos, pensión completa de 10 a 12 pesetas. Hotel La Perla, pensión de 10 a 12 pesetas. Hay otros hoteles más modestos. Información gratuita en el Comité Municipal. Diversas líneas de comunicación con un equipamiento moderno unen Melilla con Villa Sanjurjo y con el resto de la Zona española y la Zona francesa.


PROTECTORADO FRANCÉS

También existe en la Zona francesa del Protectorado, ciudades que merecen ser visitadas por turistas deseosos de disfrutar de lo novedoso del paisaje y del ambiente Oriental. La excursión a Fez es interesante: unida con Tánger por ferrocarril; a la Zona española y al resto del Imperio por una magnífica carretera, Fez es el punto de partida de bellas excursiones.


MEQUINÉZ

Es una ciudad muy interesante; podemos visitar las ruinas de la ciudad romana de Volúbilis y de la ciudad típica de Muley Idris que no se encuentran muy lejos, así como el bosque de Mamora y Azrou, próximo a otro bosque de cedros.


RABAT

Actual residencia del Sultán y del Residente General de Francia, es centro administrativo del protectorado francés.


CASABLANCA

Moderna ciudad donde más se ha puesto de manifiesto la energía colonizadora de Francia, posee un puerto magnífico y grandes elementos de progreso.


UAZÁN

Ciudad muy pintoresca.


MARRAKECH

A 241 km de Casablanca, y enlazada con ésta por ferrocarril y una magnífica carretera. Esta ciudad, que marca la transición entre Marruecos y el Sudán, posee un encanto especial. Encontramos también espacios donde practicar todos los deportes incluido el golf. Marrakech es un centro de excursiones muy interesantes hacia el Átlas, Mogador, Saffi y Mazagán. Si el turista está decidido a visitar la Zona francesa, puede acceder a través de la Zona española embarcando en Ceuta o Melilla.


OTRAS INDICACIONES INTERESANTES

Pasaporte. Para entrar en Marruecos, debemos estar en posesión de un pasaporte visado por la autoridad competente, excepto en el caso que, por reciprocidad, estemos dispensados de ello.

Transporte de automóviles. La tarifa especial para el transporte de automóviles en los barcos de la Compañía Transmediterránea cuando viajan sus conductores es la siguiente: Algeciras-Ceuta o viceversa. Hasta 4m50 de largo, 60 pesetas; más de 4m50 de largo, 100 pesetas; ida y vuelta con reducción especial. Embarque o desembarque, 15 pesetas.

Almería-Melilla-Málaga o viceversa: hasta 3m50 de largo, 75 pesetas; hasta 4m de largo, 100 pesetas; hasta 4m50 de largo, 125 pesetas; hasta 5m de largo, 150 pesetas; más de 5m de largo, 200 pesetas; ida y vuelta, válido para 90 días, beneficio de 20%. El precio de embarque y desembarque es de 25 a 30 pesetas. Los automóviles provistos de un tríptico no están obligados a depositar la garantía equivalente a los derechos de aduana exigidos al resto. Los propietarios de estos últimos tendrán que depositar la cantidad correspondiente o la letra de garantía de un banco, que retirarán una vez el automóvil regrese a su punto de partida.

Los propietarios de automóviles pueden negociar directamente con la aduana sin tener que pasar por una agencia, resultándoles más económico.


PLAN SINTETIZADO DE UN VIAJE A MARRUECOS

Protectorado español. Región Occidental.

Sólo cogiendo el autocar o éste combinado con el tren:

Primer día. Algeciras-Ceuta. Por la tarde, visitamos Ceuta. Podemos dormir en Ceuta o en Tetuán.

Segundo día. Visitamos Tetuán y sus alrededores.

Tercer día. Excursión de ida y vuelta en el día a Xauen pasando la noche en Tetuán.

Cuarto día. Salida hacia Larache donde comemos. Visitamos la ciudad. Por la tarde salida hacia Alcazarquivir donde cenamos y pasamos la noche.

Quinto día. Por la mañana visitamos Alzazar donde comemos. Salida hacia Arcila y Tánger. Cenamos y dormimos en esta última ciudad.

Sexto día. Visitamos Tánger y comemos. Por la tarde salida hacia Tetuán o directamente a Ceuta.

Séptimo día. Embarque para Algeciras.

Las personas que viajan en automóvil tendrán que hacer el recorrido Tetuán-Larache, el cuarto día, por la pista Dar Xaui Campamento del Tenin; de este modo se ahorrarán 41 km.


PROTECTORADO ESPAÑOL. REGIÓN OCCIDENTAL Y FEZ

El itinerario de los cuatro primeros días es el mismo expuesto anteriormente.

Quinto día. Por la mañana visitamos Alcazarquivir. A mediodía cogemos el tren para Fez donde cenamos y dormimos.

Sexto día. Visitamos Fez. Por la tarde cogemos el tren (W.L. 1ª, 2ª, 3ª y 4ª claser) hacia Arcila o directamente a Tánger.

Séptimo día. Si paramos en Arcila, visitamos el Palacio Raisuni, las murallas y la playa. Continuamos el viaje en autocar hacia Tánger donde cenamos y pasamos la noche.

Octavo día. Vistamos Tánger. Por la tarde salida hacia Tetuán y Ceuta.

Noveno día. Embarque en Ceuta dirección Algeciras.

Si queremos visitar Marrakech, es posible hacerlo por Ten o en autocar saliendo de Casablanca; se necesitan tres días para esta excursión.


ZONA ESPAÑOLA Y FRANCESA DEL PROTECTORADO

Primer día. Llegada a Málaga; por la tarde, salida hacia Melilla.

Segundo día. Melilla y sus alrededores.

Tercer día. Melilla, Uxda, Taza, Fez (en autocar).

Cuarto día. Fez.

Quinto día. Fez, Mequinez (Volúbilis y Muley Idris)

Sexto día. Mequiñez y Casablanca.

Séptimo día. Casablanca y Rabat.

Octavo día. Rabat, Alcazarquivir, en tren o en autocar.

Noveno día. Alcazarquivir, Larache, Arcila, Tánger (en autocar). Este día resultará un poco cargado si decidimos pararnos en Arcila.

Décimo día. Tánger.

Decimoprimer día. Tetuán.

Decimosegundo día. Xauen.

Decimotercer día. Ceuta.

Decicuarto día. Ceuta-Algeciras.

Podemos ir a Marrakech, si queremos visitar esta ciudad, en tren o en autocar, saliendo de Casablanca; hay que contar tres días para esta excursión. Podemos realizar este último itinerario en sentido inverso, comenzando por Ceuta y terminando en Melilla.

En las carreteras de la Zona española, encontramos, cada 5 km, edificaciones con teléfono para comunicar con las ciudades en caso de accidente o de avería; igualmente, con botiquines de urgencia.

Cuando en las excursiones en que la visita a Fez está incluida, hay que evitar visitarla en pleno verano, no solamente a causa de las altas temperaturas en Marruecos a partir de Alcazarquivir a mediodía, sino porque la mayoría de los principales hoteles están cerrados en esta época. Si el momento es propicio, podemos atravesar el Rif, lo que nos lleva de 11 a 12 horas en coche de Tetuán a Villa Sanjurjo, y menos de cuatro horas de Villa Sanjurjo a Melilla; podemos parar en Xauen y en Villa Sanjurjo.

Estos itinerarios no indican más que el tiempo absolutamente indispensable para una rápida visita. Es por ello que aconsejamos al viajero deseoso de disfrutar de las maravillas que Marruecos encierra, tanto por su comodidad personal, de prolongar su estancia en cada una de las ciudades para visitarlas a su gusto. Enumerar todo lo que resulta interesante de Marruecos es una tarea bastante larga, y no conseguiríamos describir el encanto tan especial que emana esta región; cualquier rincón del país tiene un atractivo especial para el turista que se siente atraído y encantado por el color local de los seres y de los lugares. Todo el mundo debe conocer Marruecos; es el Oriente exótico y misterioso, a una hora y cuarto de Europa, vía Algeciras-Ceuta.